Ambiente - Villas

Recolección de residuos en las villas de la Ciudad

5 enero, 2022
La Coordinación Operativa de Villas realizó una consulta de tipo cualitativa a vecinos y vecinas de villas porteñas a fin de relevar su opinión sobre las características de la recolección de residuos en los barrios.
  • Ambiente
  • Villas

Durante los meses de octubre y noviembre de 2021, la Coordinación Operativa de Villas con la colaboración de la Carrera de Trabajo Social de la Universidad de Buenos Aires puso en marcha un relevamiento cualitativo sobre la recolección de residuos en los barrios Rodrigo Bueno, Padre Ricciardelli, Padre Mugica y Villa 15 (Ciudad Oculta) con el objetivo de acceder a la opinión de vecinos, vecinas y referentes sobre este tema. Para el mismo se contó, previamente, con el asesoramiento y capacitación de la Coordinación Operativa de Ambiente y Desarrollo Sostenible perteneciente al organismo, la cual trabaja sobre las problemáticas de higiene urbana de toda la Ciudad.

En los operativos de atención que se realizaron desde principio de año en las villas, la Defensoría del Pueblo recibió diversas consultas vinculadas a esta temática, principalmente las referidas al servicio de recolección de residuos.

El Gobierno de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires tiene a su cargo la gestión integral de residuos sólidos urbanos, entendiéndose por ello al conjunto de actividades interdependientes y complementarias entre sí que conforman un proceso de acciones para la administración de un sistema que comprende generación, disposición inicial selectiva, recolección diferenciada, transporte, tratamiento y transferencia, manejo y aprovechamiento con el objeto de garantizar la reducción progresiva de la disposición final de residuos sólidos urbanos a través del reciclado y la minimización de la generación (Ley CABA Nº: 1854 / 2005).

¿Cómo se lleva a cabo la recolección de residuos?

Teniendo en cuenta esa misión delegada al GCBA, uno de los temas sobre los que se conversó fue la “Ley de Basura Cero N° 1854”. La mayoría de los vecinos desconoce de qué trata la misma, cuáles son sus objetivos y las operaciones que prevé para las villas porteñas. Pero, en general, manifestaron interés en conocer su contenido y aplicabilidad en los barrios.

Otro de los puntos que se trató fue la modalidad de recolección de residuos sólidos no reciclables. A partir de la opinión de los vecinos podemos afirmar que en las villas se mantiene un sistema mixto: recolección directa en los contenedores de basura y recolección domiciliaria, puerta a puerta (a pie o en motocarros), la que luego termina depositada en los contenedores aledaños. La primera a cargo de empresas y la segunda, de cooperativas.

A diferencia del resto de la ciudad, esta modalidad dual respondería al déficit de contenedores que hay en las villas, en principio, probablemente asociado a la dificultad de encontrar espacios donde disponerlos ya que los mismos deben quedar accesibles para que los camiones recolectores puedan vaciarlos. De todas formas, la recolección domiciliaria realizada por los cooperativistas con sus carros, tachos individuales y motocarros acaba depositada en los únicos contenedores que se encuentran concentrados en algunos puntos de los barrios. Sobre este punto, cabe destacar que estaría faltando información acerca de la cantidad y disposición de los contenedores de basura en las villas de la CABA.

Otro aspecto a destacar es que en Villas los residuos sólidos no reciclables se mezclan con los orgánicos, con residuos secos, con restos verdes y con material reciclable en el mismo contenedor. Si bien, la mayoría de los vecinos manifestó tener información sobre cómo separar y/o reciclar los residuos, los mismos se suelen acumular, todos juntos, en los grandes contenedores que están distribuidos en diferentes puntos de los barrios. Cuando se les consultó por los cestos verdes, en pocos barrios confirmaron su existencia.

La distribución de los contenedores en general es deficitaria. Los vecinos manifiestan que los contenedores se encuentran a más de una cuadra de distancia de su lugar de residencia o que no hay contenedores en las cercanías a sus domicilios.

Respecto de la acumulación de basura, los vecinos relataron que hay contenedores que pasan varios días rebalsados de basura, emanando malos olores y con la presencia de plagas como cucarachas, moscas, roedores y mosquitos, entre otros. Ambas situaciones atentan contra la salud de las familias que habitan y transitan cerca de ellos. También denuncian que los tachos pasan días sin limpiarse, agravando la contaminación del lugar.

Demoliciones: ¿qué sucede con los escombros?

A su vez, los barrios que están atravesados por un proceso de integración social y urbana manifestaron tener problemas con la recolección de los escombros que dejan las demoliciones de viviendas realizadas por empresas contratadas por el GCBA. Los mismos pueden pasar mucho tiempo acumulados, ocasionando diversos problemas y peligros para los vecinos: riesgos para niños que juegan sobre ellos, plagas que se asientan en esos lugares e invaden los aledaños, dificultades para el tránsito por esos espacios, entre otras.

La problemática surgida en relación a la demolición de vivienda es trabajada por la Coordinación Operativa de Villas en el ámbito de las Mesas de Gestión Participativas que mantiene el GCBA con organismos estatales, referentes y vecinos de las villas. Asimismo, la Defensoría elaboró una serie de recomendaciones sobre el tema dirigidas al GCBA, quien tiene a su cargo todos los procesos de integración social y urbana de villas. A modo de ejemplo, puede mencionarse la Resolución 1122/19 dirigida a la Secretaría de Integración Social y Urbana y al Jefe de Gabinete del GCBA, encargada de la reurbanización del Barrio Mugica.

Otras problemáticas de higiene urbana

Otro tema recurrente planteado por los vecinos fue el de los efluentes cloacales con los que diariamente conviven y que también contribuyen a la contaminación del suelo, aire y agua.

En las consultas a vecinos también se mencionaron otras problemáticas como:
• Falta de información sobre dónde y cómo realizar un reclamo vinculado al servicio de higiene urbana.
• Falta de información sobre cómo separar y/o reciclar los residuos que se producen en las viviendas.
• Contaminación del suelo, aire y agua producto de la acumulación, durante días, de residuos en los contenedores.
• Propagación de plagas por la acumulación de residuos.
• Alteración en la frecuencia de la recolección de residuos.
• Sectores de los barrios con mayor dificultad para el acceso de los recolectores de residuos.
• Acumulación de escombros provenientes de las demoliciones de viviendas.
• Falta de limpieza y mantenimiento de los contenedores y de la zona aledaña post recolección.
• Falta de limpieza de veredas, espacios públicos y espacios comunes en el interior del barrio. Falta de limpieza y mantenimiento de veredas y canaletas.
• Quema de residuos y de materiales recuperables.
• Presencia de humos por la incineración del punto anterior.
• Ubicación de los contenedores en la cercanía a espacios sociales como plazas y canchas deportivas que generan alteración en el funcionamiento de las mismas.
• Problemáticas vinculadas con el excremento animal y humano en veredas y tachos de residuos, entre otras.

Intervención de la Defensoría

Cabe destacar que, si bien la consulta fue de tipo cualitativo y no pretende representación estadística, la información relevada se asemeja a los reclamos que se reciben en la Defensoría a diario.

La Coordinación Operativa de Villas seguirá las gestiones por cada situación presentada a través de los trámites individuales y colectivos iniciados, así como en los espacios de participación colectivos, continuando así con su misión de promover los derechos de acceso a la información, de a gozar de una buena salud y de vivir en un ambiente sano.

Últimas Noticias