Deporte y Recreación

Irregularidades en las colonias de verano: Informe de la Defensoría

26 enero, 2015
La Subsecretaría de Deportes y Recreación Social de la Defensoría del Pueblo relevó las actividades e infraestructura de las dieciséis sedes donde se desarrollaron las colonias deportivas de verano 2015 dependientes del GCBA. Los inconvenientes detectados y los reclamos recibidos.
  • Deporte y Recreación

Con motivo de realizarse las colonias deportivas de verano 2015 dependientes de la Subsecretaría de Deportes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la Subsecretaría de Deportes y Recreación Social de la Defensoría del Pueblo relevó las actividades e infraestructura de las 16 sedes donde se desarrollaronn y lanzó una campaña destinada a difundir cuáles son los derechos que les asisten a las niñas y niños que allí concurren.
Las actividades de verano se iniciaron el viernes 2 y concluyeron el 30 de enero, y estuvieron destinadas a niños y niñas de 4 a 12 años que desarrollaron sus actividades en trece polideportivos porteños, el Club de Amigos, el Club Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires (GEBA) y la sede del Servicio Nacional de Rehabilitación.
El relevamiento de la Defensoría
Personal de la subsecretaría pudo observar en su recorrida que tanto docentes como talleristas -que en la mayoría de los casos actúan también como docentes permanentes por la falta de personal- no tienen indumentaria identificatoria. Los colonos tampoco están provistos de identificación respecto de su grupo de pertenencia, lo que resulta de fundamental importancia principalmente para los niños mas pequeños, dado que en caso de circunstancial alejamiento del grupo o extravío resulta indispensable para poder ubicarlos y reconocerlos.
En cuanto a los aptos médicos de las niñas y niños, los cuales técnicamente son de carácter obligatorio, no siempre se encontraban en la sede donde deberían estar a disposición de los directivos y médicos a cargo de la colonia.
Con relación a los materiales deportivos y recreativos tanto para campo como para pileta aportados por el GCBA, eran significativamente insuficientes en general y nulos en algunos casos particulares.
Otra observación sobre la cual también se recibieron varias denuncias por parte de los usuarios fue la suspensión de las actividades los días de lluvia. Si bien el personal se encontraba en los predios, no existieron planes alternativos que contemplasen cuánto afecta esta interrupción a los colonos y a su organización familiar.
La mayoría de las sedes tampoco contaban con espacios cubiertos y/o suficientes espacios descubiertos sombreados. Aunque el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires entregó tela media sombra a los polideportivos, lo hizo cuando las actividades ya habían comenzado y, en algunos casos, no se pudo colocar por falta de insumos complementarios y personal para llevar a cabo la tarea.
Por último, con respecto a la alimentación de los niños, se observó que las dietas especiales no se entregaban en envases individuales debidamente rotulados con el nombre del destinatario. Los puntos de hidratación previstos no contaban con contenedores isotérmicos para las botellas, así como tampoco disponían de vasos descartables, por lo cual los niños estaban obligados a beber varios de una misma botella.
Los reclamos recibidos
La campaña de difusión destinada a difundir cuáles son los derechos que les asisten a las niñas y niños que concurren a las colonias de verano dio como resultado la recepción de una importante cantidad de reclamos, entre loss que se destacaron:
-Dificultades para conseguir vacantes.
-Falta de actividad alternativa en caso de lluvia.
-Ausencia de información sobre el apto médico.
-Disconformidad con el personal pedagógico a cargo.
-Falta de docentes.
-Irregularidades en la realización de un screening médico con miras a los Juegos Olímpicos de la Juventud Buenos Aires 2018.
Sobre este punto, se detectó que la Subsecretaría de Deportes del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires inició en todos los polideportivos una serie de mediciones y exámenes médicos respecto del peso, talla, auscultación cardíaca y ECG al segmento de niños que por su edad estarían en condiciones de participar de la competencia. Estos exámenes se llevaron a cabo sin autorización de los padres, en ámbitos abiertos y públicos y violando el derecho a la intimidad de los menores. Los resultados fueron entregados directamente a los colonos por medio de sus docentes.
Es por eso que la Defensoría le exigió al Ejecutivo porteño que se requiera autorización previa a los padres para efectuarlos, se dispongan ámbitos apropiados para realizarlos y se entreguen los resultados obtenidos en sobre cerrado. Las autoridades manifestaron que ya tomaron las medidas correspondientes para cumplir con el requerimiento de la institución.
La Subsecretaría de Deportes y Recreación Social del organismo seguirá recibiendo denuncias y recorriendo todas las colonias de verano de la Ciudad de Buenos Aires para que no se vulneren los derechos de los más pequeños.

Últimas Noticias