Diversidad

Informe 2017 sobre crímenes de odio LGBT 

12 abril, 2018
Durante 2017 se registraron 103 crímenes de odio motivados por la orientación sexual, la identidad y/o la expresión de género, según el informe anual realizado por el Observatorio de Crímenes de Odio LGBT perteneciente a la Defensoría LGBT, dependiente del Instituto contra la Discriminación de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.
  • Diversidad

Del relevamiento, realizado entre enero y diciembre del año pasado a través del análisis de medios masivos de comunicación e información recolectada por la Defensoría a través de denuncias, redes sociales y contactos telefónicos en articulación con la Federación Argentina LGBT (FALGBT), surgen otros datos relevantes tales como:

-Del total de los crímenes de odio producidos el porcentaje más alto corresponde a mujeres trans (travestis, transexuales y transgéneros) con el 58% de los casos, en segundo lugar con el 30% se encuentran los varones gays cis, con el 9 % de los casos le siguen las lesbianas y en cuarto lugar con el 3% los varones trans.
-El 13% corresponde a asesinatos y el 87% a violencia física que no terminó en muerte. Del total de asesinatos, el 84% son de mujeres trans.
-Con relación a los crímenes de odio de 2016, la cantidad de asesinatos se mantuvo igual, pero la violencia física que no terminó en muerte pasó de 18 casos registrados a 90, es decir que aumentó el 500%.
-En cuanto a quienes son los autores de los crímenes de odio, el 79% es cometido por personas privadas y el 21% restante es cometido por personal de las fuerzas de seguridad en ejercicio de su función estatal.
-En cuanto al vínculo de las víctimas de los crímenes de odio con los agresores particulares, el 67% corresponde a personas desconocidas por ellas.
-En relación a las edades de las víctimas, la franja etaria más afectada bajó en relación a los casos del 2016, en donde se concentraba en víctimas de 30 a 39 años, mientras que en 2017 el porcentaje más alto correspondió a la franja etaria de 20 a 29 años.
-En cuanto a la distribución geográfica de los crímenes de odio producidos en Argentina, el porcentaje más alto (36,35) ocurre en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, le sigue en segundo lugar con el 33,32% la provincia de Buenos Aires y, luego la provincia de Santiago del Estero con el 5,5% y Tucumán con el 4,4%.

El informe hace hincapié en que los datos no son exactos ya que, al no existir un registro oficial, incluye sólo aquellos casos que han sido relevados por los medios de comunicación o han ingresado como denuncias en la Defensoría LGBT, ante las organizaciones de la FALGBT.

Además, este registro tiene particularidades que son propias de la población analizada. Por ejemplo, no a todas las personas trans que son asesinadas se las registra como tales respetando su identidad de género, y no todos los crímenes de odio de lesbianas, gays y bisexuales se visibilizan como tales.

Los crímenes de odio son definidos desde el Observatorio Nacional de Crímenes de Odio LGBT como “actos voluntarios consientes, generalmente realizados con saña, que toman la forma de agresiones violentas dirigidas a lesionar derechos. Esta agresión tiene la intención de causar daños graves o muerte a la víctima, y está basada en el rechazo, desprecio, odio y/o discriminación hacia un colectivo de personas históricamente vulneradas y/o discriminadas, en este caso personas de la comunidad LGBT”.

El informe concluye con una serie de recomendaciones al Estado Argentino tales como la reforma integral de la ley nacional de actos discriminatorios, la sanción definitiva de una ley integral para personas trans que contemple el acceso a todos los derechos y prevea medidas de acción positiva en todos los ámbitos, la sanción de una ley nacional de cupo laboral para personas trans en el ámbito público e incentivos impositivos en el ámbito privado para promover la inclusión laboral; entre otras.

Descargar informe completo

Últimas Noticias